Stirling

Stirling condensa todo el poso histórico que a menudo genera tanto interés en el exterior. En esta pequeña ciudad (es la ciudad más pequeña de Escocia desde que le dio el estatus en 2002) al norte de Glasgow se vivieron algunos de los acontecimientos más importantes en el devenir de Escocia. La hoy afable y tranquila Stirling, plegada como un kilt desde el Castillo hasta el río Forth es perfecta para aquellos que buscan desprenderse del ajetreo de Edimburgo, y pasear por sus adoquinadas calles, hacer compras en la antigua plaza del mercado donde se halla la Mercat Cross.

Torre del edificio Toolboth con el monumento a William Wallace al fondo
Torre del edificio Toolboth con el monumento a William Wallace al fondo

Historia de Stirling

Poblada por tribus de los Caledonios y conquistada aunque no por mucho tiempo por los romanos que se asentaron en el volcán extinguido sobre el que se alza el castillo.

A lo largo de los siglos el emplazamiento estratégico de Stirling como puerta de acceso a Stirling significó que gran parte del enfrentamiento entre ingleses y escoceses se dirimiera en este punto. Dos son los momentos decisivos, el primero en 1297 cuando de forma inesperada, las tropas escocesas comandadas por…consiguieron derrotar al ejército inglés….

Mas adelante, ya en 1314 el rey Bruce logró gracias a la victoria en la batalla de Bannonckburn frente a su opositor el inglés Edward II, la independencia de Escocia.

El feudo del castillo cumplió su emplazamiento de fortaleza durante numerosos asedios a lo largo de las Guerras de Independencia con los ingleses.

Hoy en día Stirling es una apacible villa cuyo motor es su Universidad, una de las más importantes de Escocia y cuyos estudiantes dan mucha vida a su población. Los pubs del centro son lugares animados donde escuchar buena música acompañados de tragos compartidos con la amable gente lugareña.

Stirling ha sido desde siempre una ciudad icono y fundamental para los escoceses pero no hay duda que la internacionalización de la figura de William Wallace gracias a la película de Mel Gibson, Braveheart supuso que su fama trascendiera Escocia.

Que ver en Stirling

Aunque pequeña en dimensiones, la visita a los principales monumentos de Stirling significa dedicar un día al menos. El castillo, el monumento a William Wallace, la antigua prisión y la zona del viejo puente de Stirling donde se desarrolló una de las batallas más épicas completan una agenda que se puede dividir en dos días para disfrutarla con más calma.

Dos puntos actúan como miradores de la ciudad, el castillo y el Monumento a William Wallace sobre la explanada natural del Abbey Craig.

Castillo

Junto al castillo de Edimburgo, el de Dunnotar, el de Eilean Donan y el de Balmoral, el castillo de Stirling es uno de los más famosos y visitados. Si tenemos pensado acceder conviene valorar la opción de adquirir la Explorer Pass ya que del mismo modo es uno de los más caros, y por tanto el pase turístico nos puede salir más a cuenta el viaje por Escocia incluye estos u otros espacios.

Los primeros testimonios de fortificación en lo alto de la colina son del siglo XII, si bien la fisonomía del castillo actual es del siglo XVI y XVII cuando se acometió una importante reforma.

Mapa de las zonas del castillo de Stirling
Mapa de las zonas del castillo de Stirling

La visita al castillo permite conocer espacios como la entrada monumental, el gran salón, las antiguas cocinas, la Capilla real, los jardines, el Palacio o el Museo de los Highlanders.

Monumento William Wallace

Concebido como un espacio de memoria, el hoy en día museo permite conocer la forma en la que un conjunto de intelectuales escoceses del siglo XIX forjaron la leyenda de William Wallace como héroe nacional. La exposición …y como la poesía, la literatura y la búsqueda pertinaz de mártires hizo que el nombre de William Wallace quedase asociado para siempre con la pugna contra los ingleses.

De abajo a arriba se asciende por las angostas escaleras parando en las tres salas que funcionan como marco cronológico del periodo que va entre las luchas de independencia, la batalla de Stirling, la captura de William Wallace, su ajusticiamiento y la posterior creación de su leyenda.

En el primer piso el Salón de las Armas, Hall of Arms se contextualiza la batalla del puente de Stirling de 1297 en la que se enfrentaron las tropas del rey inglés Eduard I frente a las que aglutinaban Andrew de Moray y William Wallace.

En la segunda planta, Hall of Heroes el recorrido aproxima a los visitantes a poetas y escritores que a lo largo de los siglos idealizaron la figura de William Wallace creando un imaginario colectivo que lo aupó a la categoría de leyenda. Una de las piezas que se exhibe es la espada de William Wallace.

La tercera planta llamada Royal Chamber la ocupa la explicación de la construcción del monumento quinientos años después de la muerte de Willliam Wallace. Finalizado en 1861, para edificar la torre se empleó piedra de las canteras inmediatamente anexas del Abbey Craig.

En lo alto del monumento (Crown Spire) la torre ofrece unas vistas perfectas de Stirling y todos los campos que lo rodean. Si el viento y la lluvia lo permiten podemos apreciar el campo de batalla del combate del Puente de Stirling, y el castillo sobre el promontorio de la ciudad.

El acceso a los exteriores del monumento a William Wallace es gratuito, y si queremos entrar al interior podemos comprar las entradas en la taquilla / tienda que hay junto al parking, o en la planta baja del edificio. Desde el aparcamiento hay un sendero que asciende durante diez minutos andando (o un tren turístico como opción alternativa), hasta la cima. Hay diferentes tours teatralizados para descubrir la historia de William Wallace y la batalla del puente de Stirling. Así mismo en la entrada al monumento está incluida la audio-guía en español.

Cementerio

El viejo cementerio de Stirling, “Old Town” al igual que otros camposantos escoceses es un lugar ganado para el paseo y la reflexión, donde las lápidas medievales, los mausoleos con estatuas o las tumbas extravagantes (como la pirámide de un masón fallecido) dotan al cementerio de un ambiente curioso. Además sus vistas del castillo desde la pequeña colina junto al “Monumento de los Martires”, permiten adquirir una panorámica de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Iglesia de Holy Rude

La Iglesia de  Holy Rude fue sede de coronación del Rey  Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra, y es el templo más antiguo de la ciudad (siglo XII). Aquí fue bautizada María Estuardo.

Junto a ella el palacio renacentista de la familia Erskine conocido como Mar’s Wark, del siglo XVI en ruina  (algunos dicen que nunca finalizado y otros que fue dañado por cañonazos durante las rebeliones jacobitas) donde habitaron los condes de Mar, que apoyaron la causa jacobita en la disputa por el trono de Inglaterra. A apenas unos pasos el Cowane’s Hospital fue un asilo de acogida para pobres del siglo XVII, con unas bellas formas.

Argyll’s Lodging

El Argyll’s Lodging es un edificio histórico que recrea la vida aristocrática del siglo XVIII. Su suntuoso y recargado interior es un viaje al pasado.

Prisión Stirling Old Town Jail

El castillo y el monumento a William Wallace hacen sombra a la prisión Victoriana de Stirling, que sin embargo ofrece una visita muy amena gracias a la escenografía que se lleva a cabo durante su visita. La cárcel que precedía a esta, Tolbooth, se quedó pequeña y por eso se construyó un espacio más grande.

La extrema necesidad de espacio en la antigua carcel, “Tolbooth”, propició la construcción de esta nueva a mediados del siglo XIX durante el período que da nombre al edificio “victoriano”.

Desde lo alto de la Stirling Old Town Jail se obtiene una vista de 360 grados de Stirling, con el castillo no muy lejos y el relieve sobre un campo del Kings Knot, ( “Nudo del Rey” ), un auténtico misterio sobre el que oiremos todo tipo de explicaciones, incluso que se asocia con la Tabla Redonda y el Rey Auturo.

Donde dormir en Stirling.

En verano, cuando han acabado las clases en la Universidad, sus modernas instalaciones acogen a los viajeros a precios más económicos que los hoteles, siendo una opción interesante de alojamiento en Stirling.



Booking.com

Puente de Stirling

El puente actual es posterior al que había en la época de la famosa batalla del puente de Stirling. Hecho de piedra por el solo pueden transitar los peatones que cruzan el río Forth.

Abadía de Cambuskenneth

La abadía de Cambuskenneth fue una de las más importantes de Escocia, donde fueron enterrados el rey James III y su mujer la reina Margarita de Dinamarca. Sólo queda en pie la torre (reformada en 1859), única parte que sobrevivió a la Reforma protestante de la iglesia escocesa y la sustracción de los bloques de piedra para reforzar el castillo de Stirling.

Excursiones alrededor de Stirling

Además de ubicarse a menos de una hora en coche de Glasgow, desde Stirling se pueden hacer varias rutas por sus aledaños para descubrir el castillo de Doune, el Argyll’s Lodging o el Castle Campbell. También con dirección a Doune encontramos un memorial dedicado al coronel Sir David Stirling, fundador de la SAS (Special Air Service.).

En el sur se halla el Battle of Bannockburn centre, donde podemos conocer todos los detalles de la famosa batalla de 1314 que supuso el periodo de independencia de Escocia.

Cómo llegar a Stirling

Al ser uno de los lugares más interesantes de Escocia, hay buenas conexiones para llegar a Stirling. Por un lado el transporte público ofrece trenes de Scotrail desde Glasgow o Edimburgo. También el autobús 909 de Scottish Citylink conecta Stirling con las dos principales ciudades escocesas.