Fiestas y tradiciones en Edimburgo

St Andrew's Day
St Andrew's Day

En Edimburgo se celebran varias fiestas anuales y de gran repercusión social, algunas de estas son:

“First Footing”

Esta tradición se lleva a cabo el 1 de enero de cada año y se trata de que después de la medianoche debe ser un hombre, moreno y guapo el primero que entre en casa y debe llevar con él un carbón simbólico, galletas de mantequilla, sal, pan negro (un pastel de especias) y por supuesto, whisky.

“Candlemas Day”
La Candelaria comenzó como una fiesta romana para celebrar el regreso de la primavera y hoy en día es una fiesta escocesa.

“Original New Year”
Se dice que los Celtas celebraban el año nuevo el 25 de marzo y hoy en día se hace una pequeña celebración para conmemorar este día.

“Easter”
Los escoceses celebran el día de pascua y lo tradicional es pintar huevos duros para luego esconderlos y buscarlos.

“Beltane’s Day”
Es un festival de fuego pagano que se remonta a tiempos pre-cristianos y se suponía que iba a animar a los cultivos. Las niñas se levantan temprano para lavarse la cara en el rocío de mayo. La costumbre es encender fuegos.

“Empire Day”
Escocia se decora por todas partes con banderas del Imperio Británico. El nombre fue cambiado por el Día de la Commonwealth.

“Halloween”
En Escocia, también se celebra la noche de Halloween en la que los espíritus vuelven a la tierra, los niños se disfrazan y van casa por casa pidiendo caramelos o haciendo trucos y bromas.

“St Andrew’s Day”
Aunque San Andrés ha sido el santo patrón de Escocia, no es un día de fiesta. De hecho, la noche de San Andrés se celebra más por los escoceses repartidos en todo el mundo.

“Hogmanay” – Nochevieja
Los orígenes de la palabra “Hogmanay” se pierden en el pasado. Algunos dicen que es de los nórdicos “Hoggunott” o de la noche de la masacre, cuando los animales fueron sacrificados para la fiesta del solsticio de invierno. Otra teoría es que viene del francés “Hoguinane”, cantado por los niños en el “Día de la torta”. A día de hoy, Hogmanay es todavía una fiesta más importante en Escocia que la Navidad. Los historiadores creen que se ha heredado de la celebración de los vikingos que, procedentes de aún más al norte, prestaron más atención al paso de los días más cortos. Aunque es evidente que se celebra en todo el mundo, los escoceses tienen una larga historia rica asociada a este evento.